sábado, diciembre 09, 2006

Indígenas


Me enteré hace unos días de que la tribu de indios Seminola había adquirido la cadena Hard Rock Café por una cantidad cercana a los mil millones de dólares. Y me quedé sorprendidísimo porque no tenía ni idea del poder adquisitivo y la influencia social que tenían.

La tribu se dedicaba hasta hace unos 30 años a la cría de ganado y el cultivo de cítricos y dependía de las ayudas del gobierno para su supervivencia. En el año 79 abrieron su primer bingo. A día de hoy son dueños de hoteles de lujo, casinos y centros vacacionales por todo el estado de Florida. Ver para creer.




Emblema de la cadena de ocio, música
y restauración Hard Rock Cafe


Resulta que los Seminola son la única tribu de nativos americanos que se autodenominan “no conquistados” por el hombre blanco. Su influencia económica es bastante importante y dicen los analistas que son los mejores gestores de casinos del mundo. No obstante el negocio del juego gestionado por indios en EEUU genera unos ingresos de 22.000 millones de dólares y no deja de crecer.




Escultura en bronce representativa
de los indios Seminola de Florida


Está claro que los tiempos han cambiado una barbaridad y la globalización está llegando a cada rincón del planeta. Me pregunto si existirán todavía pueblos indígenas que no hayan entrado jamás en contacto con el hombre blanco. Dicen que sí, que los hay en la selva Amazónica. Sé que es una utopía, pero deseo fervientemente que sigan sin conocer nuestra civilización. Por el bien de ellos, que no necesitan tener la cartera llena de billetes ni usar tarjeta de crédito, les sobra y les basta con el canto de las aves, la lluvia empapando la tierra y el viento agitando las hojas de sus árboles, esos árboles que la tan cacareada civilización occidental no duda en destruir con tal de aumentar sus ganancias.



Os dejo con un texto que leí hace unos años y que me emocionó especialmente, al hilo del proceso de aculturación impuesto por el hombre occidental sobre el indígena en los Estados Unidos. Sabias palabras y grandes los pensamientos que nos transmite. Enseñanzas que nunca deberíamos olvidar.

En el año 1854 el jefe indio Noah Sealth (también llamado jefe Seattle) respondió de una forma muy especial a la propuesta del presidente Franklin Pierce para crear una reserva india y acabar con los enfrentamientos entre indios y blancos. Suponía el despojo de las tierras indias.
En el año 1855 se firmó el tratado de Point Elliot, con el que se consumaba el despojo de las tierras a los nativos indios. Noah Sealth, con su respuesta al presidente, creó el primer manifiesto en defensa del medio ambiente y la naturaleza que ha perdurado en el tiempo. El jefe indio murió el 7 de junio de 1866 a la edad de 80 años. Su memoria ha quedado en el tiempo y sus palabras continúan vigentes.


"¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aún el calor de la tierra? Dicha idea nos es desconocida. Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿Cómo podran ustedes comprarlos? Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante mata de pino, cada grano de arena en las playas, cada gota de rocío en los bosques, cada altozano y hasta el sonido de cada insecto, es sagrada a la memoria y el pasado de mi pueblo. La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas. Los muertos del hombre blanco olvidan su país de origen cuando emprenden sus paseos entre las estrellas, en cambio nuestros muertos nunca pueden olvidar esta bondadosa tierra puesto que es la madre de los pieles rojas. Somos parte de la tierra y asimismo ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran águila; estos son nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia.

Por todo ello, cuando el Gran Jefe de Washington nos envía el mensaje de que quiere comprar nuestras tierras, nos está pidiendo demasiado. También el Gran Jefe nos dice que nos reservará un lugar en el que podemos vivir confortablemente entre nosotros. Él se convertirá en nuestro padre, y nosotros en sus hijos. Por ello consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Ello no es fácil, ya que ésta tierra es sagrada para nosotros. El agua cristalina que corre por los ríos y arroyuelos no es sólamente agua, sino que también representa la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos tierras, deben recordar que es sagrada, y a la vez deben enseñar a sus hijos que es sagrada y que cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuenta los sucesos y memorias de las vidas de nuestras gentes. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre. Los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed; son portadores de nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también los suyos, y por lo tanto, deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata a un hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. Él no sabe distinguir entre un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana, sino su enemiga y una vez conquistada sigue su camino, dejando atras la tumba de sus padres sin importarle. Le secuestra la tierra de sus hijos. Tampoco le importa. Tanto la tumba de sus padres, como el patrimonio de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, la Tierra, y a su hermano, el firmamento, como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de colores. Su apetito devorará la tierra dejando atrás solo un desierto. No sé, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola vista de sus ciudades apena la vista del piel roja. Pero quizás sea porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada. No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar como se abren las hojas de los arboles en primavera o como aletean los insectos. Pero quizá tambien esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido parece insultar nuestros oídos.

Y, después de todo, ¿Para qué sirve la vida, si el hombre no puede escuchar el grito solitario del chotacabras ni las discusiones nocturnas de las ranas al borde de un estanque? Soy un piel roja y nada entiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, asi como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodia o perfumado con aromas de pinos. El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los seres comparten un mismo aliento - la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire. El hombre blanco no parece consciente del aire que respira; como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al hedor. Pero si les vendemos nuestras tierras deben recordar que el aire no es inestimable, que el aire comparte su espíritu con la vida que sostiene. El viento que dio a nuestros abuelos el primer soplo de vida, también recibe sus ultimos suspiros. Y si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben conservarlas como cosa aparte y sagrada, como un lugar donde hasta el hombre blanco pueda saborear el viento perfumado por las flores de las praderas. Por ello consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, yo pondré una condición: El hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.

Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. He visto a miles de búfalos pudriéndose en las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como una máquina humeante puede importar más que el búfalo al que nosotros matamos solo para sobrevivir. ¿Qué sería del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, el hombre tambien moriría de una gran soledad espiritual; Porque lo que le sucede a los animales tambien le sucederá al hombre. Todo va enlazado. Deben enseñarles a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra está enriquecida con las vidas de nuestros semejantes a fin de que sepan respetarla. Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurriría a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a sí mismos. Esto sabemos: la tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra. Esto sabemos. Todo va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo va enlazado. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no tejió la trama de la vida; él es sólo un hilo. Lo que hace con la trama se lo hace a sí mismo. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, queda exento del destino común. Después de todo, quizás seamos hermanos.

Ya veremos. Sabemos una cosa que quizá el hombre blanco descubra un día: nuestro Dios es el mismo Dios. Ustedes pueden pensar ahora que Él les pertenece lo mismo que desean que nuestras tierras les pertenezcan; pero no es así. Él es el Dios de los hombres y su compasión se comparte por igual entre el piel roja y el hombre blanco. Esta tierra tiene un valor inestimable para Él y si se daña se provocaría la ira del creador. También los blancos se extinguirán, quizás antes que las demas tribus. Contaminan sus lechos y una noche perecerán ahogados en sus propios residuos. Pero ustedes caminarán hacia su destrucción, rodeados de gloria, inspirados por la fuerza de Dios que los trajo a esta tierra y que por algún designio especial les dió dominio sobre ella y sobre el piel roja. Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos por que se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de las exuberantes colinas con cables parlantes. ¿Dónde está el matorral? Destruído. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Termina la vida y empieza la supervivencia."






Segunda fotografía de readerwalker bajo Licencia de uso.

29 comentarios:

Mauricio dijo...

Que triste, hasta los índios son capitalistas....

Acá en Brasil, todavia ha pequeñas tribus que no an hecho contacto con la "sociedad".

Paula dijo...

¿y a mí que me dan ganas de convertirme en piel roja después de leer el texto de Noah Sealth?

lástima que ya sea demasiado tarde y esté tan sumergida en el capitalismo

un abrazo Hugo

Ave Fénix™ dijo...

Cada que vengo a tu blog siempre siento que aprendo algo nuevo... te agradezco enormemente que nos enseñes tantas cosas :)

Cromatica dijo...

Tuve conocimiento de este texto del conocido tambien como jefe Seattle, hará unos 20 años, y en su momento con plena juventud, me entusiasmó el conocer la sabiduría en sus palabras, y siempre que lo leo es como si me enriqueciera repasar tanta visión a futuro, y por otro lado desperdiciada por el resto.

Admiro a los grupos que con sus creencias intentan sobrevivir en este época a costa del modernismo, pero intentando preservar su entorno.

Te puedo citar un grupo bastante interesante como los Quakeros, a C6sta Rica llegaron y se establecieron en una montaña de bosque lluvioso, la cual es reserva llamada Monteverde, y han permanecido como tal, viviendo de la hosteria y elaboración de quesos.

TERESA dijo...

Pues sinceramente,yo tambien me sorprendi,pero cada uno busca la mejor manera de sobrevivir y si ellos asi,lo hacen y pueden hacerle frente a aquellos que quieren quitarles el nombre, sus ropas,sus creencias ,me parece bien...lo malo es que les de por cambiar la decoracion del Hard Rock Cafe y colgar plumas en las paredes en vez de guitarras...
Eso ya no me gustaria.

Anónimo dijo...

Guau! Impresionantes las palabras del jefe indio. Dan qué pensar y destilan una sabiduría ancestral en extinción...
Saludos!

Hugo Denis dijo...

Gracias por vuestros comentarios, un saludo a tod@s ;)

bajamar dijo...

La gracia sería que aun habiendo ese contacto, y las transacciones que sea, no se perdiera la valiosa y autentica identidad del ser...

susana dijo...

Bueno a mi no me preocupa q tengan esa capacidad de inversion, y q prosperen...lo que me apena es que pierdan sus raices y se difuminen en medio de este jodido mundo materialista...en fin, chico no se como lo haces, pero siempre q salgo de aqui, me entran ganas de ver una peli jajaj de historia...cosa q me apasiona...besos cielo, su

marta de esparta dijo...

¡ah, esos son los indios que salen en un episodio de los simpson! cuando van a un casino indio y un jefe indio le ve el futuro a bart. yo tampoco sabía que movían tanto dinero. ¿hay algún indio que busque novia? ;)

Anónimo dijo...

Por lo que se vé los seminoles aprovechan la circunstancia que en Estados Unidos solo se permiten casinos en el estado de Nevada y en las reservas indias porque creo que allí algunas leyes federales no son de aplicación.

Daniellha dijo...

Hugo ...extraordinario post. Me encantan las palabras de Jefe indio, llenas de sabiduría.
Besos.

foton dijo...

Que interesante post, no tenia idea de estos indios y de lo ricos que son !Q!. Vaya que sorpresa.

Las palabras del jefe indio de una sabiduria que dejan anonadado.

Saludos.

Anónimo dijo...

También me sorprendió la noticia de la compra.

Conocía el mensaje y me da algo de pena sospechar que abandonan sus antiguas creencias en pos del "desarrollo".

Saludos.

morbowoman dijo...

me han gustado mucho las palabras del jefe Seattle, dan mucho que pensar.

en Galicia este verano hemos quemado todos nuestros maravillosos bosques y ahora estamos viviendo las consecuencias... a ver si por lo menos sirve para que el año que viene no ardan tantas hectáreas.

Cuándo tomaremos conciencia de que los recursos no son ilimitados???? Ojalá todos fuésemos un poco pieles rojas

Anónimo dijo...

Un saludito a todos y gracias por vuestros aportes y vuestras visiones.

Estoy contigo morbowoman, todos deberíamos ser un poco o bastante pieles rojas.

indianala dijo...

Maravilloso tu post!, parece que los pieles rojas, ademas de ofrecer su filosofía de vida, saben sacarle partido al piel blanca!.
Muy sabios, no?

Un saludo.

Mireya dijo...

Eso si es pelearla dentro del sistema, que buen dato , no lo tenía, muy lido el blog!;D

Isthar dijo...

Yo también quiero creer que puede haber culturas propias sin contaminación de la nuestra, pero mucho me temo que son las menos, y que por desgracia suelen acabar explotadas por la nuestra.

Ya lo dice el refrán: "Si no puedes con el enemigo, únete a él"

Blanca dijo...

Pues no tenía ni idea...
El texto del jefe indio Noah Sealth lo leí hace poco en otro blog amigo y me emocionó muchísimo... Ojalá aún siga quedando su espíritu en algún rincón del planeta...
Un abrazo enorme.

La hormiguita dijo...

El texto del Jefe Indio es una maravilla.

Abrazos

kasandra dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices de esas tribus del amazonas :)

Y ver para creer sí y la carta... joder me encantó la primera vez que la leí hace años :)

un saludo

Anónimo dijo...

Que buen artículo, Hugo, interesante reflexión si ceder o morir...
las disyuntivas que nos pone nuestra civilización loca de atar.
He puesto un artículo un tiempo atrás sobre un jefe indígena de Colombia que se ha quitado la vida para llamar la atención de las autoridades colombianas sobre su pueblo...es todo un tema apasionante y que nos debe lleva a sensibilzarnos por lo que cada uno de nosotros le hace al planeta y a los que viven de acuerdo a sus leyes, que son claramente cada vez menos.
Recibe un abrazo americano.

Cleo dijo...

Excelente post...
Me encanta conocer por este medio, de estos temas tan interesantes...
No conocía al respecto, ni de la existencia de esta gente...
Muy bueno el trazo del texto final...
Saludos...
Pd: Te agregué a mis favoritos, así que me tendrás más seguido por estos lados...:d

bajamar dijo...

Este comentario es para video Galaxia, tu blog no me permite entrar, no sé por qué:
Te hice dos comentarios anteriores ahí, que, no salieron?...
te repito por si sean cosas de la tecnología...que es eso precisamente lo que asusta, ese gen mal parido de odio y violencia injustificada, ese desconocimiento despues de tantos años de violencia y de tantos años para decantarlo incluso...es algo que por cierto averguenza, pero también sorprende y mucho.

Por lo demás el que no haya podido actuar la justicia es un mal precedente y es lo que debiese indignar...

Me preocupa este país, frácturado, enfermo y dividido, me preocupa la ceguera de esos grupos, no ven ni veran que no es un tema político en si mismo, sino de valores de vida, de humanidad...Me sorprendió antes ya, el que durante la transmisión abierta del juicio en Londres hubiese entre ese grupo mujeres que gritaban ..."debieron matarlos a todos" casi al borde de la histeria.. es casi irreproducible, y también las tomaron en contra la prensa..luego aquí dos semanas atras ya había fuertes grados de violencia fuera de ese hospital, las cincuenta despues eran cien, y luego las contramanifestaciones en la plaza italia, y es que ves eso por la tele y te dan ganas de salir a decir que no es así y que no todos estan en esa...pero...saliendome de ese contexto de estos tres días, me preocupa este país...con la herencia del nuevo dictador que se llama mercado, ya ni existen diferencias apreciables en las urnas...pero y más adentro?...en el ser de nuestro ser?...

Lo de la niña que comento en mi blog, no lo digo por el susodicho, sino por la niña y su fino, inocente corazón...dónde para esta escalada de violencia?..dónde deja de germinar ese mal bicho?...cuándo se produce el vuelco hacia la razón?...durante 15 años han hablado de "proceso" para frenar la impaciencia ante la injusticia...ahí tienen ahora su proceso transitorio, no se le dijo al pan pan ni al vino vino...y los canallas siguen siendo heroes para algunos...
El once 73 hubo muchos de ellos, que aparecen en el video, que celebraron con champaña....
esta vez fue al revés (sin mediar asesinatos de por medio lo que no es menor)... pero, preocupa...bueno no sé como expresarlo en realidad...son muchas ideas atropelladas, porque en el fondo se lucha contra la polarización, la autopolarización

en fin

hasta otro día

bss

Anónimo dijo...

Fantástica tu aportación, Bajamar, como de costumbre. Es una reflexión hecha con objetividad y bastante al margen del juego politiquero de unos y de otros.

Gracias a los demás también por vuestros aportes y comentarios.

Abrazos.

Joan Guerrero dijo...

Hugo, igual como tu, a muchos se nos hemos sorprendido de ese oculto perfil de esos indios. En realidad en USA, son bien conocidos, aunque como latinoamericano me sorprendo bastante a cómo una tribu ha llegado tan lejos.

Comparto contigo el hecho de que éstos convivan con el capitalismo debajo de la manga. Aún así, deseo firmemente que a otras tribus del mundo, sean africanas, procedentes de Oceanía o del Amazonas no lleguen a este punto, pierden su esencia, su espíritu e igualmente se convierten en uno de nosotros, que estamos envenenados por el dinero y la avaricia e individualismo del ser occidental.

Anónimo dijo...

¿Hacer uso de las "herramientas" del sistema, o cerrarse ante él? Como dijo el sr. Schmidt, ¿morir o nadar con la corriente?
Hay maneras de sacar provecho económico y creo que el sentido de ese provecho debe reflejarse en una mejoría en la condición de vida de la Etnia, Tribu, Grupo... etc.
No creo en la segregación sino en la Integración, no obstante que respete las identidades individuales que enriquecen el Panorama Colectivo.
En Panamá hay varias etnias pero tan segregadas (a veces a pedido propio) que lo que hacen es hundirse cada vez más en la miseria.

Hugo Denis dijo...

Gracias joan y songo por vuestros comentarios y puntos de vista. Muy interesantes. :)